El movimiento de brazos a la hora de correr

Creo que no me equivoco si digo que todos nosotros, cuando vamos a un sitio donde la gente sale a correr, vemos que las personas tienen prácticamente cada uno un estilo o una técnica. Esto es síntoma de que la gente no se preocupa mucho por la técnica de carrera, especialmente en lo que se refiere al tren superior y más concretamente al braceo a la hora de desplazarnos corriendo.

Ventajas de un correcto movimiento de brazos cuando corremos

Pocas personas prestan atención al movimiento de brazos, y es sumamente importante cuando corremos

Pocas personas prestan atención al movimiento de brazos, y es sumamente importante cuando corremos

La función principal de los brazos cuando corremos es la de hacernos ganar impulso hacia delante, y esto es algo que la mayoría de personas desconoce. Otra función crucial que nos proporcionan los brazos es la de tener equilibrio. Piensa cuando caminas sobre una superficie estrecha en como te ayudas de los brazos extendiéndolos para no caerte hacia un lado. Algo similar ocurre cuando corres aunque a un menor nivel.

El problema de no utilizar los brazos para equilibrarnos es que entonces esta función recae en los músculos estabilizadores de nuestras piernas, con lo que nos cansaremos antes y podremos correr más despacio. Además esto puede llevar, a la larga, a lesiones de tobillo, rodilla o cadera, entre otras.

Consejos para tener un correcto braceo corriendo

Es muy importante mantener los brazos sin ningún tipo de tensión, siempre relajados. Relajados no significa sueltos como si no fueran nuestros, eso sí. Cuanta más tensión, más energía se te está agotando. Además, en cuanto a la postura, conviene que el brazo forme un ángulo de unos 90 grados en la articulación del codo y que estén ligeramente separados del cuerpo, aunque sin exagerar.

En cuanto a las manos, estas deben mantenerse siempre cuando braceamos en una altura que esté comprendida entre un poco más abajo de nuestros hombros y un poco por encima de nuestra cadera, y nunca tenerlas en tensión con el puño cerrado, ya que nuevamente esto ayudará a que nos agotemos antes de tiempo.

Además, es importante mantener una conexión entre el ritmo de nuestros brazos y el de nuestras piernas, de forma que vayan coordinados, ya que sino perderemos equilibrio y podemos sufrir lesiones en la espalda al tener el cuerpo totalmente torcido la mayoría del tiempo.

Y esto es todo en cuanto a la técnica de brazos a la hora de correr, ¿qué errores creéis que estabais cometiendo hasta ahora?


Entérate de todas nuestras publicaciones

¿Qué te ha parecido este artículo? Si te ha gustado y quieres mantenerte al día con los últimos consejos deportivos, artículos sobre nutrición y dietas puedes suscribirte por correo electrónico a nuestras publicaciones:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

X
Síguenos en las redes sociales

Twitter

Facebook