¿Qué son los tipos somáticos?

Dentro del estudio del cuerpo humano, se entiende el tipo somático o biotipo de una persona como una serie de características que definen el físico y la fisionomía de su cuerpo. Tradicionalmente existen tres tipos somáticos: ectomorfo, mesomorfo y endomorfo. Sin embargo, el 99% de las personas no pertenecen a un biotipo concreto, sino que son una mezcla de dos tipos somáticos. A continuación te contamos lo que debes saber de cada tipo somático.

Tipos somáticos: ectomorfo, mesomorfo y endomorfo

Tipos somáticos: ectomorfo, mesomorfo y endomorfo

Ectomorfo

El ectomorfo es el tipo somático de las personas delgadas por excelencia. A una persona con el cuerpo ectomorfo le costará muchísimo esfuerzo subir de peso, ganar músculo y grasa. Sin embargo tienen una ventaja: y es que, al menos en edades tempranas o medianamente avanzadas, no tienen que preocuparse por seguir nunca ningún tipo de dieta, siempre estarán delgados.

Un ectomorfo es el típico que ves comer y dices: “no se como puedes estar así de delgado comiendo tanto“. Pues ahora ya lo sabes, porque es ectomorfo y su metabolismo tiene ciertas características que le permiten estar delgado con casi cualquier cosa que coma.

Dentro del fisioculturismo es difícil ver a un ectomorfo triunfar. Si bien los hay es en categorías de poco peso, ya que cada gramo de músculo que ganan les cuesta sangre, sudor y lágrimas, tienen los hombros poco anchos, el pecho plano y suelen ser más débiles que los otros dos tipos somáticos. No obstante, un ectomorfo que siga una dieta muy estricta de volumen puede ganar peso, y no le costará nada definir cuando lo necesite, es la única ventaja que tienen.

Otras dos cosas que caracterizan a las personas del tipo somático ectomorfo es que tienen las extremidades largas y una estructura ósea delgada. Además su metabolismo es extremadamente acelerado y poco eficiente con los alimentos ingeridos, de ahí que estén siempre delgados, porque queman todo lo que ingieren con velocidad.


Mesomorfo

Este es el tipo somático que todos quisiéramos para nuestros cuerpos: un mesomorfo gana músculo y tonifica con facilidad sin llegar a acumular demasiadas grasas, aunque sí más que el ectomorfo. En fisioculturismo ser mesomorfo es una enorme ventaja contra tus rivales que no lo sean, ya que un mesomorfo ganará masa muscular más fácilmente que un ectomorfo y definirá más rápido que un endomorfo, por lo que es perfecto para tener una buena musculatura que se pueda lucir sin grasas.

Además, el mesomorfo tiende a ser mucho más fuerte que el ectomorfo, de hombros más ancho y sin el pecho plano. Y otra de las cosas que caracteriza a los mesomorfos es que suelen tener las extremidades más cortas, lo cual les permite tener una relación potencia/peso más alta que los otros tipos somáticos. También su estructura ósea suele ser más fuerte y ancha que la de los ectomorfos.

El mesomorfo es el tipo somático perfecto para el culturismo: un mesomorfo, apenas cuidando un poco la dieta y entrenando medianamente bien, ganará más masa muscular que un ectomorfo que siga una dieta de volumen muy estricta y de el máximo en sus entrenamientos, por lo que ser mesoformo es ideal para deportes que requieran de fuerza y potencia, como el culturismo, el rugby…

Una sencilla forma de saber si una persona es del tipo somático mesomorfo es observando su postura, que suele ser perfecta, sin curvaturas en la columna gracias a su fuerte musculatura en la espalda, y viendo la forma de su cuerpo: los hombres tendrán la espalda con una forma de V exagerada, y las mujeres tendrá una forma similar a la de un reloj de arena.

Endomorfo

Los endomorfos suelen acumular grasas con suma facilidad, por lo que tienden a tener, como poco, un ligero sobre peso si no cuidan estrictamente su dieta y hacen ejercicio. Sin embargo, tienen una ventaja con respecto a los ectomorfos: ganan masa muscular también con suma facilidad, casi como un cuerpo mesomorfo o, en algunos casos exagerados, más, debido a que su organismo es mucho más eficiente.

Que sea más eficiente simplemente quiere decir que consume menos calorías, es decir, necesita, en teoría, comer menos para mantener sus funciones vitales. Por eso en un endomorfo el exceso de calorías es peligroso a la hora de controlar la masa corporal y el sobrepeso.

Combinación de tipos somáticos

A pesar de que científicamente solo existen tres tipos somáticos, no todo es blanco o negro. Una persona puede ser algo intermedio entre un ectomorfo y un mesomorfo, o entre un mesomorfo y un endomorfo. De hecho son más comunes estos casos que los que tienen un tipo somático único, debido a que recibimos genes tanto de nuestro padre como de nuestra madre, y puede que ellos no sean ambos de un tipo somático.


Entérate de todas nuestras publicaciones

¿Qué te ha parecido este artículo? Si te ha gustado y quieres mantenerte al día con los últimos consejos deportivos, artículos sobre nutrición y dietas puedes suscribirte por correo electrónico a nuestras publicaciones:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Aviso legal

Antes de seguir cualquier rutina, dieta o consejo o tomar cualquier suplemento mostrado en esta web consulte con su médico, nutricionista, entrenador personal, fisioterapeuta o monitor de gimnasio. Asimismo sepa que las respuestas a comentarios, ya sea por parte de personal del sitio web o usuarios ajenos deben tomarse siempre como una referencia, y nunca llevar a cabo ninguna recomendación sobre dietas, entrenamiento o suplementación sin antes consultar con su médico o especialista en la materia adecuado.

Comentarios
  1. Hace 1 año
X
Síguenos en las redes sociales

Twitter

Facebook