Entrenar todos los días, ¿sí o no?

¿Creéis que es bueno entrenar todos los días, independientemente de cual sea tu propósito (ganar masa muscular, definir, aumentar el rendimiento físico, etc)? Esta es una pregunta que muchos contestarán un rotundo sí, argumentando que “un día que no entrenas es un día que dejas de mejorar“; sin embargo otros te dirán que no, argumentando que es necesario descansar.

Ambos tienen razón, al menos parcialmente, y aquí vamos a intentar analizarlo de forma objetiva, observando diferentes perfiles de deportistas.

Culturistas

Es muy común ver en cualquier gimnasio donde entrene una persona que se dedica al fisioculturismo que esta lo hace todos los días. ¿Significa eso que nosotros debemos hacer lo mismo si queremos ganar masa muscular? Rotundamente no.

Lo primero porque esta gente está a un nivel distinto al nuestro si no nos dedicamos a ello y además utilizan “ayudas” (cosa que no veo mal, allá ellos). Aparte que si es su trabajo, como es el caso de muchos, apenas tienen laboralmente otra preocupación y por lo tanto tienen más tiempo para dedicarlo a entrenar y descansar.

Deportistas de alto nivel en general

A veces es bueno descansar si el cuerpo lo necesita y debemos aprender cuándo es así.

Cualquier deportista de alto nivel, ya sea tenista, futbolista o de cualquier otro deporte, es bien sabido que se toman días, semanas o épocas enteras de descanso. Esto es normal ya que los diferentes sistemas de nuestro cuerpo lo necesitan cuando se rinde a un nivel físico tan exigentedurante mucho tiempo pero, ¿realmente una persona que haga deporte por salud necesita días de descanso? Puede ser que no, al menos no días de reposo absoluto.

Si tu haces deporte por salud u objetivos no extremos, lo que debes hacer es escuchar tu cuerpo. Si te pide descanso total, dáselo, puede ser que lo necesites. Aunque también puedes hacer lo que hago yo y mucha otra gente, alternar días de ejercicio intensos con otros menos intensos o de descanso activo (salir a caminar, a dar un paseo en bicicleta…) y, si lo necesitas, algún día de descanso absoluto.

Una buena “rutina de descanso” podría ser entrenar semanalmente 3-4 días a alta intensidad, 1-2 días a media intensidad y 1-2 días de descanso activo y, de ser necesario, 1 día de reposo absoluto. Ojo, reposo absoluto no significa también descuidar la dieta o beber alcohol.

Así que ya sabéis, en cuanto al tema de entrenar todos los días o no se refiere, simplemente aprender a escuchar a vuestro cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *